Ventajas de las baterías BYD frente a sus competidores

A lo largo de 2016 hemos visto desembarcar en la Península Ibérica los primeros modelos de carretillas BYD. Hoy, BYD Forklift ya cuenta en esta región con 9 distribuidores oficiales, y todos nos han hablado de sus revolucionarias baterías.

Pero ¿Qué tienen las baterías de las carretillas BYD que las hacen tan especiales?

Todos los clientes que las han adquirido o alquilado nos comentan que lo que más les sorprende es la gran diferencia que encuentran entre las baterías BYD y las de sus competidores directos, competidores que sin embargo se encuentran en el mercado desde hace años.

Las baterías BYD están fabricadas con una exclusiva tecnología de litio-hierro-fosfato, una tecnología que no genera ningún coste de mantenimiento, pues no requiere de líquidos ni de cambios de batería.

Tampoco es necesario el manejo de ácidos, lo que las hace extremadamente seguras, ni emiten gases inflamables, por lo que hoy en día son las baterías con la tecnología más respetuosa con el medio ambiente.

Y si hay algo que no pasa desapercibido, es el hecho de que en menos de dos horas puedas tener la batería totalmente cargada, frente a las 8-11 horas que tarda en cargarse completamente una batería convencional. La diferencia es, cuanto menos, abrumadora.

Así como anteriormente, los operarios se veían obligados a tener que cambiar la batería de las carretillas para que se cargasen mientras trabajaban con otra, las baterías de las carretillas BYD no van a ningún lado ¡No se sacan de su sitio!

Por lo tanto, ya no es necesario contar con más de una batería por máquina para poder trabajar a pleno rendimiento, lo que supone una auténtica revolución con respecto a la productividad de las empresas.

Por ello, muchos de nuestros clientes se sorprenden por el hecho de poder hacer tres turnos de trabajo con una sola batería.

Otro de los factores clave que las hace únicas es el efecto memoria en la carga ¡Porque no tienen! Antes, las baterías convencionales tenían sus ciclos de carga rápida, nada recomendables porque acortaban la vida útil de la batería. No quedaba otra que esperar a que un ciclo de carga estándar se completase del todo para poder ponerse a trabajar con la carretilla.

Sin embargo, la ausencia de efecto memoria de las carretillas BYD las hace muy versátiles, al poderse cargar parcialmente el tiempo que el operario desee: 10 minutos, 15, 20, media hora… no importa el tiempo, pues ello no afecta para nada a la vida útil de la batería, que tras 8 años a pleno rendimiento seguirá teniendo una eficacia de carga superior al 65%.

Por último, otro de los puntos fuertes son sus ciclos de carga. Mientras que las baterías de plomo ácido suelen tener 2.500 ciclos de carga y las de iones de litio alrededor de unos 5.000, las carretillas de litio-hierro-fostato de BYD tienen una media de 22.000 ciclos de carga, lo que las hace tener una vida útil increíblemente larga en comparación con las de sus competidores.

Sin embargo, no hay nada como probarlas, por eso los concesionarios de la Península Ibérica te invitamos a que realices una prueba gratuita para que compruebes su eficacia ¡Contacta con nosotros!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CAPTCHA